¿Porqué elegir piedras en el anillo de compromiso?

¿Vos también te lo preguntaste?

El acto de regalar un anillo de compromiso es un simbolismo que significa confianza, compromiso y quizás algo todavía más importante: Eternidad. De ahí que se pusieran de moda las piedras para los anillos matrimoniales.

¿Por qué? Porque los verdaderos Diamantes son prácticamente indestructibles, duraderos, simbolizan fortaleza, poder, invencibilidad, de hecho, dicen que la palabra diamante viene del griego “adamas” que significa invencible.

Así pues, en 1947, France Gerety, un copywriter de la agencia de publicidad N.W. Ayer & Son publicó uno de los slogans más famosos de la época y que tanto ayudó a la venta de las piedras al decir: “A diamond is forever” (Un diamante es para siempre o eterno).

La publicidad o propaganda que se difundió en cine y prensa a lo largo del siglo XX, hizo que todo el mundo quisiera obsequiar a su pareja con un Diamante (que costara al menos tres sueldos del marido) en señal de esfuerzo y compromiso.

Más allá de que nuestro anillo tenga o no un diamante lo que más cuenta es lo que esto simboliza…

¡Comprometerse sigue siendo una acción tan importante como en tiempos remotos!